De acuerdo al análisis, un 34,9% vive como allegado y otro 29,8% arrienda. Los datos serán considerados por la inmobiliaria para sus estrategias.

Belén Soto-Aguilar es una joven profesional millennial. Tiene 30 y está juntando peso a peso  para optar por una vivienda. Pero no ha sido fácil.

“No tenemos un trabajo bien remunerado que te permita invertir en una casa o departamento, por ser estos de alto costo. Otro factor es la inestabilidad laboral. Aun así estoy ahorrando para el pie y pronto pienso pedir un crédito hipotecario”, dijo.

Belén refleja en parte un estudio  realizado a  550 personas de entre 25 y 40 años a cargo de Javier Mansilla de Krino para la Inmobiliaria Madesal.

Este  arrojó importantes resultados. Un 34,9% de los millennials penquistas  vive en la casa de otros; un 29,8% arrienda y sólo un 35% tiene una casa o departamento propio.

“Nos encontramos con personas que viven en pareja, con hijos, que prefieren una casa antes que un departamento y que sueñan con la casa propia, como sus padres”, explicó el gerente comercial de Inmobiliaria Madesal, Felipe Alcérreca.

Buscando un sueño

El sondeo trajo otras sorpresas sobre la realidad penquista. “Esperábamos encontrarnos con los millennials que definen los libros y las tendencias; pero el hallazgo fue un segmento de personas, entre los 25 y los 40 años, quienes al contrario de lo que indican los estudios en el consumidor de la Región Metropolitana, la tendencia o deseo de comprar una vivienda se inclina por comprar una casa y no departamento”, añadió Alcérreca.

Dentro de este grupo de 550 personas sólo entre los segmentos socioeconómicos más altos (ABC1 y C2) aparece una mayor inclinación por los departamentos. Por otro lado, un 64.3% vive con hijos y un 62,3%, en pareja. Mientras un 74% de estas personas no tiene mascota.

“Ellos manifiestan que la razón para preferir una casa es el patio y el mayor espacio, además de pensar en las posibilidades que este tipo de construcción ofrece”, precisó el ejecutivo.

En todos los segmentos socioeconómicos se ven los conceptos de privacidad, la casa propia, la familia y la mascota en los C2, C3 y D.

Dentro de la casa, los lugares más importantes son el dormitorio, con un 41% y luego el living (18%), el patio (13%) y la cocina (12%).

El concepto principal del que hablaron los consultados es el de las áreas verdes y los juegos para niños.

Y entre los servicios deseados en sus viviendas aparecen tímidamente las piscinas (15%), el gimnasio (15%) y la seguridad (14%).

Estrategias

Para el representante de Krino, Javier Mansilla,  estos análisis sirven para dar directrices de cómo plantear las estrategias.

“Muchas empresas fracasan debido a que se enfocan en el producto y no en el cliente, mientras este trabajo con Madesal ubica al cliente en el centro del proceso, buscando entender sus deseos y en tiempo viables a las necesidades de mercado”, resaltó el especialista en minería de datos.

Y lo otro: los encuestados esperan buenos valores y prácticas de parte de la inmobiliaria que les venda. Respecto de las construcciones, que estas sean de excelente calidad.

El gerente comercial de inmobiliaria Madesal, Felipe Alcérreca, aseguró que este estudio fue entregado a los arquitectos. “Estamos trabajando desde el momento en que obtuvimos el análisis en adaptar nuestros proyectos a los requerimientos de nuestro mercado y de este segmento que representa al 70% del mercado”.

En tanto, Soto-Aguilar, está buscando un lugar adecuado a sus expectativas. “En mi caso quiero un departamento, por qué tengo 30 años edad suficiente para dejar el nido, tener un espacio propio, personal y único. Además, que sea una oportunidad de inversión a largo plazo”.

Enlace